Categorías
Sin categoría

Diseño de Futuros para sobrevivir al presente

El Blog

__Arcón__

Blog con reflexiones sobre futuros de distintas industrias, recursos abiertos y contenido sobre la metodología.

Diseño de Futuros para sobrevivir al presente

Diseñamos futuros para tomar buenas decisiones en el presente. En este artículo reflexionamos sobre por qué es importante tomar decisiones con perspectiva temporal.

En los tiempos que corren muchos se preguntan: ¿Por qué ningún estado estaba preparado para un suceso de estas características? No más de un par de meses atrás todos corrían tras la coyuntura. Cotización del dólar, inflación, barril del petróleo, índices bursátiles, pero pocos frenaban la pelota para diseñar futuros a mediano o largo plazo. Generando planes permeables a algún tipo de cambio o transformación, disruptivo o gradual, que desafíe el modo de gestionar sus negocios hasta entonces.

 

Dos de los informes que Robosophy ® co-creó junto a Gire SA  – y el área de ecosistemas que comanda Federico Wawryczuk, son un buen reflejo para entender la importancia que tiene el diseño de futuros como técnica para gestionar el porvenir futuro de las organizaciones, que lejos están de jugar a ser Nostradamus, sino que procuran generar escenarios posibles para analizar en forma temprana oportunidades y amenazas. 

 

En el informe 2018 nos preguntamos cuál sería el valor de las experiencias físicas con un horizonte al año 2030. El escenario más fuerte que surgió es el de hibridación físico-digital o phygital. Del informe se desprende que habrá ciertas experiencias físicas que serán irremplazables, por ser propias de la naturaleza del ser humano, otras que serán eminentemente digitales, pero, lo más destacable, es que habrá un amplio espectro para la hibridación phygital. Es decir, acciones que se podrán ejecutar tanto en formato físico como digital, siendo el usuario quien ostenta el poder de decidir en cada momento y según el contexto. De allí se desprende el notable crecimiento que, indefectiblemente, tendrán la Internet de las Cosas (IoT) y la Inteligencia Artificial (AI) combinadas para generar datos contextuales que permitan comprender, y en el mejor de los casos inferir, el proceso de toma de decisión de los usuarios.    

 

La pandemia aceleró la dirección del cambio y nos enfrentó a largas colas en los centros de abastecimiento -experiencia física que no desaparecerá-, y nos encontró a todos trabajando desde nuestras casa, haciendo que Zoom, Skype y Hangouts sean las nuevas estrellas en este embrollo. El mundo después de la pandemia quedará marcado por una hibridación más profunda, donde quienes probaron el gusto de trabajar desde sus casas quizás no vuelvan a la oficina de 9 a 18; donde quienes por primera vez abrieron el home banking quizás no vuelvan a hacer colas en los banco; y quienes hicieron alguna consulta al médico por un malestar menor, o una sesión de terapia, quizás no vuelvan a ocupar salas de espera mientras leen revistas de celebrities del mundo; y hasta, quizás, haya quienes el festejo de su cumpleaños por Skype no sea un medio efectivo para ahorrar los costos de alquiler de un salón de fiestas para el año que viene.

 

En el segundo informe de 2019, nos preguntamos por el impacto que tendrán las plataformas digitales en el trabajo en Argentina para 2030. Diseñamos futuros posibles a partir de la tendencia en alza de las plataformas de trabajo distribuido, desde Upwork, hasta deliveries como Rappi o transporte como Cabify.

 

En el contexto actual, a partir de las restricciones de circulación, los deliveries son los héroes urbanos del momento. Tomaron una relevancia tan grande que pueden circular con el mismo nivel de permiso que la policía o los servicios de salud. Esto potencia el valor de las aplicaciones que permiten balancear la oferta y la demanda de trabajos de delivery, haciendo, en muchos casos, que las redes de abastecimiento funcionen con mayor efectividad. ¿Cuánto crecerán las plataformas luego de la pandemia o se trata tan sólo de una cálida primavera para el sector? ¿Cuál será el valor percibido de marca de Glovo para esos padres que alguno de sus hijos se enfermó y un Glover trajo el remedio en su bicicleta? ¿Cómo afectará el crecimiento de las plataformas de gig -changa en inglés- a la dinámica de atención al público?

 

Dentro de los futuros propuestos, se planteó el crecimiento de trabajadores sobre las plataformas. Este crecimiento se plantea bajo la premisa de la libertad de ser tu propio jefe. Los economistas coinciden en que luego de la pandemia aumentará la desocupación y, muchos, deberán autoemplearse a la fuerza. La gran diferencia entre los que recordamos el 2001 y el momento actual es el acceso a la tecnología. Las plataformas hoy ayudarán a ordenar mejor los trabajos, paliando la crisis desde la informalidad pero con orden y organización, y en tiempo récord, respuesta que los gobiernos muchas veces no pueden dar más allá del asistencialismo y su lenta burocracia.

 

Los futuros diseñados en estos informes plantean escenarios donde el mundo cambia y las organizaciones se deben adaptar obligadamente. Planteando a la par que muchas organizaciones ya han comenzado el camino hacia la transformación de manera temprana y aunque sea, han dispuesto recursos para pensar nuevos caminos. Sucedió por motivos inesperados, pero el resultado fue acertado, el mundo se hibridizó, y las plataformas de trabajo tomaron fuerza. Quienes hicieron una lectura correcta hoy gozan de una garantía que ofrece un bien intangible: la capacidad plástica de aprender y adaptarse que, en tiempo de crisis, vale mucho más que bienes raices, estáticos e inertes. 

 

Los líderes de organizaciones a todo nivel tienen la responsabilidad de mirar hacia el futuro de manera continua y, sin dudas, la economía de lo intangible ha dado muestras de su valor a la hora de repensar estrategias de inversión. En un presente donde lo único constante es el cambio, quién se ata a la coyuntura, pierde. Hoy todos están interesados en elucubrar cómo será el mundo luego de la crisis esperando que la prospectiva les dé alguna dirección de nado para volver a la costa. Bienvenido sea.

Categorías
Sin categoría

Ctrl+Alt+Delete: El día después de la Pandamia

El Blog

__Arcón__

Blog con reflexiones sobre futuros de distintas industrias, recursos abiertos y contenido sobre la metodología.

Ctrl+Alt+Delete: El día después de la pandemia

Escenarios plausibles, disruptivos y basados en hechos del presente para anticipar riesgos y oportunidades post-pandemia.

El sistema parece haberse reseteado. Y la coyuntura ahora nos agobia. El día de la marmota en cuarentena (Groundhog Day) se pasa entre infectados, muertos, personas que violan la cuarentena, especialistas que hablan sobre el colapso del sistema de salud, las bolsas del mundo se desploman, las personas se desesperan, y se vive un clima de ansiedad generalizado sobre el presente inmediato, pero casi nada se habla del mañana. ¿Cómo va a cambiar el mundo el día después de la pandemia? ¿Qué señales surgieron que iluminan nuevos futuros?

El diseño de futuros ayuda a pensar escenarios consistentes, plausibles y desafiantes para que la toma de decisiones de hoy no sean meros parches; y también para evitar que ciertas situaciones no contempladas que generan estrés, temor y crisis, no nos tomen desprevenidos.

Para que nuestras acciones tengan sustento deben responder no sólo a la coyuntura actual, sea cual fuere, sino también a una planificación de mediano-largo plazo que garantice la oxigenación durante todo el proceso. Ya que la supervivencia es una tarea de resultado continuo, y no un estado de la conciencia. Toda acción que se tome sin una visión temporal profunda tiene una altísima probabilidad de falla. En un incendio lo principal es saber para dónde correr, y para ello antes hay que tener en mente el plano de la casa, pensar en un nivel de abstracción, como mínimo, por encima de lo inmediato.

Con el escenario actual lleno de señales -hechos que definitivamente no encajan en las tendencias actuales-, resulta esencial aprender a leerlas y matizarlas por medio de una metodología. Saber cuáles son válidas, cuáles pueden tener un impacto en el futuro más próximo, y qué oportunidades y riesgos generan para nuestras organizaciones. Noticias como la adopción repentina y forzada del teletrabajo, o la transformación acelerada de algunos negocios que han migrado hacia lo digital, o la reestructuración de organizaciones para poder soportar nuevos riesgos como los que trae un virus, son hechos que podemos narrar desde lo anecdótico o hacer un doble clic para imaginar aquellos aspectos del mundo – y del sistema tal cual lo conocemos- van a cambiar considerablemente y para siempre. 

Echando mano de la lógica de la prospectiva y su metodología, podemos hacer una primera aproximación a los posibles escenarios futuros que se han abierto sobre el tablero a raíz del COVID-19.  

Escenario 1 – Se profundiza la cultura phygital.

Desde hace un tiempo hasta hoy pareciera que todo, absolutamente todo, iba a ser digitalizado. La mayoría de las organizaciones en consonancia con dicha premisa desarrollaron sus áreas de transformación digital para cumplir con el mandato de estar online. Y sin embargo, en el último año se vio un renacer de lo físico, en la medida que mucho de lo real o tangible de nuestras vidas no puede ser suplido por lo digital. Para tener una buena foto en Instagram hay que ir a comer un asado con amigos. Para compartir el viaje en Facebook hay que tomarse un avión y pasear por París. Así, la dinámica físico-digital (o Phygital) empezó a acelerarse como dos fuerzas que se necesitan y retroalimentan. No se trata de dimensiones antagónicas y desconectadas, sino de una existencia única.  

La pandemia hizo lo suyo al empujar a las organizaciones aún relegadas a lo físico a diseñar apresuradamente su costado digital. En el corto plazo, el teletrabajo, muy utilizado en industrias como la del software o el diseño, sobre todo a través de plataformas, se transformó en el statu quo. Los líderes no-tan-millennials empiezan a confiar en el trabajo desde las casa, ya no como un incentivo cool sino como una posibilidad signada por la alta productividad medible en términos de volumen y performance, que dispara múltiples impactos:

  • KPIs: las organizaciones ahora pueden cuantificar la ganancia directa que genera en sus costos operativos el trabajo online.
  • Transformación multidireccional: se rediseñan los procesos de trabajo para que el trabajo online en todas las posiciones sea posible -las que no requieren contacto físico con el ser humano-.
  • Riesgo: se produce un impacto directo en los sistemas de seguridad informática de las organizaciones.
  • Control remoto: la inversión en la nube, como así en sensores y dispositivos de manejo remoto, toman mayor relevancia.
  • Bautismo digital: una porción grande de las personas que se vieron obligadas a realizar operaciones online durante la cuarentena ya no volverán a realizar operaciones físicas (bancos, pagos, compras en supermercados y hasta consultas médicas)
  • Phygital: quedan expuestas y bien marcadas aquellas acciones que pueden ser virtuales de las que son necesariamente físicas, y aquellas que están llamadas a la cooperación.

En el mediano plazo, estos cambios desatan las siguientes consecuencias:

  • Inversión: se requiere una mejora en la infraestructura de conectividad de internet para dar soporte a mayor demanda de ancho de banda en horarios no habituales.
  • Derechos: Internet pasa a ser considerado un servicio esencial, como la luz y el gas.
  • Ahorro: los espacios físicos de trabajo se ven reducidos y migran a espacios virtuales. Menos oficinas, más espacios libres en edificios corporativos, pensados para los momentos de interacción física real. El confort en la vivienda de los empleados cobra especial relevancia. 
  • Bot attack: disminuyen los puestos de atención al público (bancos, lugares de pago, comercios a la calle y supermercados físicos) y proliferan los bots y soporte por vías no tradicionales como Whatsapp.
  • Impacto: disminuye el uso de transporte público y hay menos congestionamiento en las calles que es captada por sensores que miden el estado del aire en las ciudades. A la par, el confinamiento, complica las economías de base. 
  • Colaboración: aumenta la descentralización de las responsabilidades, el trabajo en red y en ecosistema toma mayor valor, incluso proliferando el valor de ciertas plataformas open source.

Estos hechos del futuro iluminan el siguiente escenario a largo plazo:

  • Cambian las dinámicas familiares por el teletrabajo: el compartir espacios fuerza el rediseño de espacios y costumbres, oficinas caseras implican lugares cómodos para trabajar y concentrarse, pero a la vez mejor capacidad de esparcimiento aumentando la eficiencia.
  • Se acortan los tiempos de transporte: se gana tiempo de vida, poniendo foco en el ocio y el tiempo libre ganado.
  • Disminuye la polución: y las ciudades ganan espacios verdes.
  • Baja el costo de las propiedades: por la baja en la demanda de locales comerciales y de oficina.
  • Revive la lógica local: los rincones del barrio y negocios de cercanía prevalecen.
  • Se rediseñan los grandes centros comerciales y financieros de la ciudad: se convierten en polos de vivienda y distintos niveles de SOHO.

Escenario 2 – La gran depresión de los 20’s

La secuela económica de la pandemia deja un escenario de estanflación a nivel mundial. La mayoría de los países sale al salvataje de sus empresas emitiendo dinero, generando inflación. Los cambios en el corto plazo propuestos son los siguientes:

  • Un gran porcentaje de PyMEs tiene que cerrar sus puertas por no poder enfrentar los compromisos financieros y hay despidos masivos.
  • Millones de desocupados convierten al mundo en un lugar más pobre con necesidades básicas a cubrir.
  • Caen las empresas tradicionales cuyo valor estaba invertido en capital de trabajo (edificios, maquinarias) y con muchos empleados, yendo a la quiebra directo al no poder sostener su operación.
  • Las empresas tecnológicas, con costos flexibles por sus estructuras ágiles, migran a dar servicios de necesidad básicos para protegerse de posibles crisis sanitarias equivalentes.
  • Las industrias relacionadas con insumos básicos (alimentos, medicamentos, vestimenta, etc.) toman impulso en una suerte de renacer.

En el mediano plazo estos hechos desencadenan las siguientes consecuencias

  • Una porción importante de los desocupados se transforma en una masa emprendedora que comienza a crear valor desde las bases por medio de plataformas de Gig Economy.
  • Tomando el aprendizaje de la crisis desatada en los 20’s, las nuevas empresas se crean livianas y con capacidad de pivot.
  • Las empresas que sobreviven impulsan inversiones en intangibles, que dieron un mayor resultado durante la crisis.
  • Los estados comienzan a achicarse para paliar el déficit fiscal como consecuencia de la disminución de ingresos por bajas en el consumo.

Las consecuencias a largo plazo, como escenario general, se podría plantear que:

  • Hay un renacer de las PyME.
  • Las grandes empresas son más livianas y ante cada inversión importante plantean escenarios de borde para disminuir el riesgo.
  • La economía va hacia el trabajo en red, más liviano, más flexible y descentralizado.